THE “SANTA MUERTE” CULT IN MEXICO


'St. Death' calls to the living in Mexico City

The Atlanta Journal-Constitution, USA
Mar. 9, 2004
Susan Ferriss
www.ajc.com

• More news articles on Santa Muerte


ReligionNewsBlog.com • Item 6390 • Posted: 2004-03-10 13:40:51


 

Cult of 'the skinny girl' spreads

MEXICO CITY -- Swathed in a cloak and equipped with a long scythe, Mexico's Santa Muerte, or St. Death, is a dead ringer for the Grim Reaper.

But devotees like those in Mexico City's notorious El Tepito slum insist she is a motherly angel of mercy, and they make sure to attend to her like a queen.

Her larger-than-life statue, kept in a glass box at a street-side sanctuary, is draped in lace-trimmed satin. Her hooded, grinning skull is crowned with a rhinestone tiara, and every bony finger protruding from beneath her cloak boasts a glittering ring.

"She's not frightening. She's beautiful," insisted welder Isiel Alvarado, 27, flipping up his T-shirt to expose a tattoo of St. Death on his tummy. Genuflecting and crossing himself repeatedly before the shrine, Alvarado said he believes in St. Death because she delivered his brother safely from prison.

Stories like Alvarado's, of prayers answered and miracles performed, are fueling the spread of a Mexican phenomenon: the cult of St. Death, whose worship is said to date back only a generation to rural villages in the mid-1960s.

Prisoners, petty thieves, corrupt cops and powerful drug traffickers are said to be devotees of the so-called saint, who is not recognized by the Catholic Church. But the cult is benefiting, too, from the faith of simple working-class Mexicans who try to abide by the law but daily face the hunger, injustice, corruption and crime of Mexico's toughest neighborhoods.

Subway janitor Maria Carrillo, 56, has prayed to the so-called saint since her adult daughter Maria Elena walked out the door one day two years ago and never returned. Carrillo has struggled to support her four grandchildren on $50 a week while she searches for her daughter.

"I go from church to church to pray," she said. "I'll try anything."

Marisa Adriana Ruiz, 7, arrived at the same street shrine wearing a grubby tank top and flip-flops twice the size of her tiny feet. She and her cousin, Carla Patricia Reyes, 9, sometimes leave sweets in front of the statue to ask for the release of their fathers from prison.

Gonzalo Urbano, 36, a flower vendor, arrived to pay homage with his wife and 6-month-old son.

Soon after his son's birth, he worried the baby was blind. "He didn't blink when a cigarette lighter was flicked open before his face," he said. Urbano began to pray, and now he's convinced St. Death restored the baby's vision.

Before the statue, he and his wife held up necklaces they wear with tiny St. Death replicas. Their baby wears a bracelet with blue beads and a miniature icon around a wrist.

The phenomenon is rooted in Mexico's pre-Columbian past but also reflects its troubled present, said Homero Aridjis, a Mexican novelist whose latest book is a series of stories called "La Santa Muerte." Aridjis first stumbled across a shrine to St. Death when he received a mysterious fax inviting him to attend a drug lord's birthday party. At the event, he wandered among AK-47-wielding bodyguards, beautiful women offering trays of booze and cocaine, and politicians and businessmen bearing exotic gifts. He fictionalized the lavish scene in the first story of his new book.

"It's a complex cult," Aridjis said. "On the one hand, it is inoffensive, with ordinary people involved. On the other, it is linked to Satanism and organized crime."

The growing devotion to St. Death among the humble "shows an enormous disappointment with the establishment and with justice in Mexico. The people know there is no protection for the poor," Aridjis said. "It also shows alienation with the Catholic Church. People are fed up with going to church and being told what to do: 'Sit down, kneel, stand up.' Then they get asked to give money and get nothing back."

The Catholic Church hasn't launched a vigorous campaign against St. Death, but it frowns on paying homage to the figure. In its publication From Faith, the church warned last November, "the devil will do anything to win devotees."

Followers of St. Death, who affectionately call her "the skinny girl," say they see no contradiction between being good Catholics and praying to the statue.

"I have room in my heart for all the saints," said Enriqueta Romero, 57, who grabs visitors' elbows and proudly leads them over to the statue she erected two years ago in front of her home.

Romero and her husband do a brisk business with a souvenir stand selling devotees candles, aerosol cans of "holy spray" and statues. The most expensive figure costs $200. The shrine is one of about 20 that now stand in El Tepito alone.

Romero's son, a dentist, celebrates a "Mass" once a month, drawing worshippers bearing bouquets of fresh flowers and bottles of tequila to leave for the statue. Sometimes a devotee hires a mariachi band to serenade the statue with love songs.

Images of grinning skeletons are not unusual in Mexico, where the Day of the Dead is one of the biggest celebrations of the year. Pre-Columbian cultures in Mexico revered gods of death, and when the Spanish arrived, Catholic priests often fused some traditions with Christianity.


Read www.ajc.com online

 

 

 

 

 

[Santa Muerte]
Gangsters pray to Our Lady of Death

The Independent, UK
May 4, 2004
Tim Gaynor in Mexico
news.independent.co.uk

• More news articles on Santa Muerte


ReligionNewsBlog.com • Item 7106 • Posted: 2004-05-04 22:02:11


 

Gangsters pray to Our Lady of Death for protection on Mexico's meanest streets

The heavily tattooed Mexican thief Angel La Rata, known on the streets as the Rat, patted down the brocaded gown of the skeletal figurine and clamped a lit cigarette between its jaws as he waited for the service to begin.

A twice-jailed armed robber, he is among thousands of pickpockets, car thieves, kidnappers and prostitutes in one of Mexico City's toughest neighbourhoods who have flocked to join a booming death cult.

The first day of each month, hardened criminals of the capital's no-go Tepito neighbourhood clutch death figures to their chests and flock to a kerbside shrine of Santa Muerte, Our Lady of Death, to pray.

Bedecked in a sequined cloak and wielding a life-sized scythe, the death's head saint gazes out from a glass casket over a blaze of candles, flowers, tequila bottles and cigar stubs, brought by believers to sway her favour.

"Jail is a no man's land where you can be stabbed or killed in an instant," Angel said. "But Santa Muerte is the guardian with the scythe who looks over you and your family while you are in there."

A few steps up the street, a feared local underworld figure stood over two cases of shiny red apples which he handed out to pilgrims in the gathering darkness on Saturday. Having been arrested and with a shipment of "merchandise" in the hands of police, he prayed fervently to Santa Muerte for a miracle that would set him back on the streets of the Wild Neighbourhood, as Tepito is known.

"She helped me, and I promised her I would do this every month for a year, and that's just what I'm doing," the devotee said. "If you promise Santa Muerte something, then you have to comply."

The thriving death cult can be traced back to the Aztecs, who founded the modern city amid the blood and bones of thousands of sacrificial victims. Banished by the Catholic Church in the Conquest, it then went underground.

Almost unheard of until a decade ago, the macabre cult is now booming. Around 30 shrines have sprung up across the capital recently and Mexican communities in the US and South America now contain adherents.

One of the leading experts on the phenomenon is the Mexican writer Homero Aridjis, a former president of the international writers' group PEN, whose novel about the booming cult became an instant bestseller on publication earlier this year.

"Santa Muerte is the goddess of the desperate," Aridjis said. "Belief in her is bursting out of this den of thieves and into society at large as people become less trusting of bureaucratic and corrupt governments and an authoritarian Church.

"You can ask favours of Santa Muerte that you couldn't ask of the Virgin.

"People say to her, 'Protect me - tonight I'm going out to kidnap and to steal,' because she doesn't ask any questions.

"But if she helps you, that help always comes at a price."

As the 8pm start to the service drew near, the broad street filled with some five thousand faithful, many clutching death figures. Some were bought from shops, others were rough-hewn from wood or knocked up out of papier-mâché. All were cherished.

The crowd recited the rosary, led by a lay priest. Pausing to pray for the sick, the poor and the jailed - "whether rightly or wrongly" - they called on God, the Virgin and Santa Muerte. The healer Ana Luisa Mendez, picking through the eclectic mix, was quite clear where her loyalties lay.

"I believe in God and the Virgin, but Santa Muerte is like a mother to me," she said as she exhaled pungent cigar smoke in a cleansing ceremony.

"She takes care of me, my family, and all my loved ones, and that's what really counts around here."

Read news.independent.co.uk online

 

[Santa Muerte]
Catholic Church upset by Mexico's St. Death

Arizona Republic, USA
Oct. 18, 2004
Chris Hawley, Republic Mexico City Bureau
www.azcentral.com

• More news articles on Santa Muerte


ReligionNewsBlog.com • Item 9024 • Posted: 2004-10-19 22:37:57


 

MEXICO CITY - Deep in the heart of Mexico City's toughest neighborhood, in streets plagued by drugs and prostitution, faithful Catholics are praying to a new and fearsome saint: death itself.

They come by the dozens to the Mercy Church, a former house in the Tepito neighborhood stuffed with statues and posters of the Grim Reaper, known among the devotees as St. Death.

They ask La Santa Muerte for miracles, light candles and give offerings of food, liquor and cigarettes. Some bring their children, who look up with awe at the grinning skeletons and their scythes.

The Roman Catholic Church says the veneration of St. Death is growing in Mexico despite attempts by priests to stop it. There are 40 shrines to Death in Mexico City and about 400 nationwide, said David Romo Guillen, bishop of the Traditional Catholic Church Mex-USA, which runs the Mercy Church and has become the most visible promoter of St. Death. There are five prayer groups in California, Oregon and Washington, D.C., Romo said, but none in Arizona.

"It has become a fad, and it's growing very quickly," said Sergio Roman, a Roman Catholic official who oversees the priesthood in Mexico City. "People have taken death and personified it. They've made it almost like a god."

Devotees say death worship stretches back to pre-Columbian times in Mexico, and the veneration of saints is popular among Catholics worldwide. But Roman said the St. Death phenomenon began about 10 years ago in Mexico's slums and prisons and has accelerated in the past two years.

The Mercy Church was founded in 2000, and the Traditional Catholic Church Mex-USA was officially recognized as a religion by the Mexican government in 2003. The church's priests now perform marriages, including the much-publicized wedding of actress Niurka Marcos.

Followers deny they practice witchcraft or Satanism, and the church has sued the Roman Catholic bishop of Leon for suggesting a link. Devotees regard Death as a kind of angel who kills people on God's orders, akin to Archangels Gabriel and Michael. They have even picked a festival day for her, Aug. 15. Vendors now sell Grim Reaper T-shirts, complete with the "Prayer to Saint Death," outside the Basilica of Our Lady of Guadalupe, Mexico's holiest shrine.

"The people who live here are people who have problems, and death is a very real and close thing to them," said Arturo Garcia, one of Mercy Church's priests. "For us, Saint Death is an angel of God, a messenger."

The movement is unrelated to the Day of the Dead, or All Souls Day, when Mexicans honor family members who have died.

Altars to St. Death have popped up in unlikely places, like the Pardo Jewelry Shop frequented by tourists on Mexico City's main plaza, the Zocalo. Construction worker Ricardo Lopez Perez recently stopped by the store to ask for Death's protection as he headed to Tijuana to cross illegally into the United States.

He said he became a believer three years ago, when St. Death appeared to him in a dream during a winter trip across the California desert.

"I was wet from the rain, and tired, and it was so cold I couldn't stop shivering," he said. "She said to me, 'Show me your hands,' and it was like she pulled me up. She told me to keep walking, and not to fall asleep again. She saved my life."

For protection Lopez now wears a Grim Reaper necklace and cloth amulet. There are Grim Reaper tattoos on his chest and back.

The practice has spread to the countryside as well. In the town of Pedro Escobedo, 90 miles northwest of Mexico City, a sign on Highway 45 invites motorists to worship at the Chapel of the Most Holy Death.

"I started coming here because people told me about the miracles St. Death has worked for them," said Oscar Treja Arellano, a 26-year-old hair stylist. "They say she is very powerful."

The Chapel of the Most Holy Death is filled with pictures and statues of the Grim Reaper, and the altar overflows with offerings of fresh fruit, bread, cigars and tequila.

The skeletons are dressed in hooded robes, some of them covered with white lace like wedding gowns. Some wear crowns or carry a globe. All of them carry long scythes.

A sign warns, "The lighting of black candles is strictly prohibited," an effort to discourage witchcraft, Treja said.

Worried by the trend, Catholic priests in central Mexico City are giving sermons about Rome's take on the issue: that death is a phenomenon, not a saint or an angel. Last month, 500 Catholics from three parishes held an outdoor Mass near one of the St. Death shrines to show they reject the movement, Roman said.

"We celebrate life and not death," Cardinal Norberto Rivera Carrera said last month, responding to questions about the sect.

But the condemnation seems to be falling on deaf ears. During one recent afternoon, Mercy Church was buzzing with activity while the San Antonio Tomatlan Catholic Church down the street was deserted.

About 20 people moved past the robed skeletons, bowing their heads and touching the glass cases around some of the more elaborate statues. The gift shop did a brisk business, selling Grim Reaper amulets for 90 cents and shiny metal figurines for $3.

Outside the church, a vendor sold statues of Michelangelo's Pieta, but with Death cradling the body of Jesus instead of Mary.

Two police officers stopped and crossed themselves in front of a life-size, scythe-carrying skeleton in a satin robe mounted in a glass case in front of the church. A few minutes later, a man with a face covered with tattoos and cuts did the same. Another passer-by kissed the glass, then knelt on the sidewalk and prayed.

"To the people here, Death offers friendship, hope, and miracles," Romo said. "We're the church of the people, down here among the people . . . and that's why the Roman Catholic church sees us as a threat."

• Read the Arizona Republic online

Read www.azcentral.com online

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SPANISH TEXTS:

 


http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=242599

La Santa Muerte vive en México


Eduardo Lpez Loyola
La Santa Muerte en la entrada de la parroquia de la Misericordia, Ciudad de México.

Eduardo López Loyola, Univision Online

30 de Julio de 2003

CIUDAD DE MEXICO - En un barrio céntrico de la capital se venera a una popular imagen religiosa. El culto a la Santa Muerte se hace oficialmente en los altares de un templo católico (no romano), donde cientos de personas, entre niños y adultos, celebran misas, le rinden devoción y le solicitan favores. Mientras la Iglesia de Roma repudia la práctica, que antecede a Hernán Cortés, su culto crece en México.

 

"La Santa Niña Blanca"

 

Con ropaje elegantemente decorado y del tamaño de una persona, la imagen de la Santa Niña Blanca (como la llaman también los creyentes) muestra su guadaña mientras sostiene al mundo sobre la palma de la mano izquierda, en una vitrina colocada en la entrada de la Parroquia de la Misericordia, ubicada en la céntrica Colonia Morelos.

 

El templo, que sirve de santuario a la Santa Muerte, pertenece a la Iglesia Católica Tradicionalista Mex-USA, denominación independiente de la jerarquía católica romana, e integrada por 15 parroquias en Los Angeles, California, y una en México.

Al fondo de la construcción, en lo que fuera una casa de principios del siglo XX, se ubica el altar principal de la Soberana Señora, donde cientos de personas acuden semanalmente a rezarle o a pedirle algún favor.

"Unas 80 ó 90 personas diarias, que vienen en familia, individualmente o acompañadas y lo mismo en las misas, tenemos una afluencia de 200 ó 300 personas dos veces por semana", comenta monseñor David Romo, párroco del lugar.

Entre flores y veladoras, al menos 20 imágenes y cuadros de la "Poderosa Señora" integran el altar donde sus devotos le ofrendan manzanas rojas, agua, pan blanco, incienso e incluso le invitan a cigarros, que según la creencia siempre deben ser dos, uno para ella y otro para el devoto.

Culto prehispánico

Según Romo, este culto ha estado presente más de 500 años en México, "desde la época prehispánica, sólo que los españoles con la Inquisición hicieron que fuera secreto, de tal manera que en muchas casas podían tener a la Virgen o al santo de su devoción y también contaban, en un lugar muy escondido de su casa, con la imagen de la Santa Muerte".

Con la libertad de culto, ha disminuido el sabor a religión prohibida.

"Actualmente, mucha gente ha tenido la necesidad de manifestar la devoción que ya tenía desde hace mucho tiempo. No es algo nuevo, es una realidad  que han tenido siempre".

Contrariamente a lo que se cree, el culto a la Santa Muerte no lo practican los satánicos, brujos o narcotraficantes para hacer el mal, "lo que ellos piden es que los proteja a ellos y a sus familiares", señala el sacerdote."Hay mucha gente acomodada, de posiciones muy elevadas y también  gente muy humilde que  ha adoptado este culto".

Y aunque sólo tiene una iglesia en el territorio mexicano, el cura párroco Romo no duda en hacer comparaciones con otras imágenes veneradas en México.

"En la actualidad es una devoción que ya está al nivel de San Judas Tadeo (uno de los santos más importantes para los mexicanos) y posiblemente hasta de la Virgen de Guadalupe".

 

Aunque no existe un censo sobre el número de personas que actualmente le rinden culto, lo cierto es que en la venta de imágenes de la Santa Muerte es superior a la de otros santos, según una encuesta informal de varios vendedores en el tradicional mercado de Sonora, donde se puede encontrar una infinidad de artículos religiosos.

"Uy sí, la Santa Muerte es la que se vende más. Chicas, grandes, medallas, o en estampas se venden más que otros santos", opina María Guadalupe Alfaro, empleada de una tienda del mercado.

Alfredo Flores, dueño de otro local en dicho mercado, asegura que “los santos se venden sólo en su momento", es decir, cuando se acerca el día dedicado a él; "en cambio, la Santa Muerte no tiene día especial para que la compren, [a] diario vendo imágenes de ella".

¿Intervención divina?

Al santuario acude regularmente Salvador Cuéllar, que se hizo devoto cuando un taxista le regaló una imagen de la Santa Muerte para que le rezara y le ayudara a solucionar un problema.

Unos acreedores amenazaron a Cuéllar de secuestro y asesinato.

"Tenemos medio año con el problema y desde que le rezamos [a la Santa Muerte], las personas éstas se calmaron, nos ha dado mucha tranquilidad y me dieron un plazo, y luego de ellos salió a darme otro plazo de tres meses más", asegura.

"Todavía no se me soluciona el problema pero yo sé que se me va a solucionar", comenta con fe Cuéllar mientras prende una veladora que coloca en el altar.

En la sala de su casa, ubicada en una zona de clase media en la zona oeste de la Ciudad de México, Cuéllar tiene una docena de imágenes de "la Santa", como él la llama. Les tiene agua, puros y manzanas amarillas, que sirven  para los problemas económicos, según la creencia.

"Incluso mi esposa no creía y después que vio lo que pasó, se hizo devota y le pusimos un altar (en casa); empezamos a saber que se le tiene que soplar con un puro, y que hay que llamarla con una maraca o sacarla cuando hay luna llena;  y yo me la tatué en la espalda como promesa por su ayuda", agrega.

Pero el culto a esta figura no ha quedado exenta de mitos y leyendas macabras, surgidas de la práctica de la santería y de la cultura popular, donde la ven como un ser celoso y vengativo.

 

La creencia popular señala que si le es solicitado un favor, hay que darle algo a cambio, o si no, este ser se cobrará llevándose a un familiar.

Mito que desmiente el padre David, "ese tipo de cosas las consideramos nosotros desquiciadas, porque lo diabólico realmente, cuando se desata, se ve o se tiene contacto con eso, es muy difícil, te lo digo porque nosotros (los padres) también somos exorcistas, sabemos de los que hablamos".

El párroco se distancia de la santería, pues según él, "no te ayudan en nada y simplemente se aprovecha la gente".

 

El culto a la Santa Muerte es rechazado por la Iglesia Católica Romana, según señala un artículo del padre Sergio Román, publicado en el semanario Desde la fe,  revista oficial de la Arquidiócesis Primada de México.

El texto señala: "Jesús venció a la muerte, su enemiga, consecuencia y castigo del pecado...¿Cómo, pues, vamos a llamar a la muerte 'Santísima'?".

No obstante, acepta que "el culto a la 'Santísima Muerte' ha cobrado a lo largo de los últimos años numerosos adeptos...[pero] ningún católico [romano] debe tener devoción a esa grotesca imagen que representa fundamentalmente todo aquello contra lo que Cristo luchó", apunta finalmente el escrito del cura católico romano.

 

"Cerca de Dios y lejos del Papa"

Al respecto, el padre David habla a nombre de su comunidad, “Nosotros no hemos encontrado nada realmente criticable, o a juicio nuestro, capaz de juzgarse como herético o que desvíe la doctrina o el conocimiento de la fe”.

Y por si hubiera dudas, señala que no tiene nada que ver con la Iglesia de Roma.

"Para nosotros, no nos hace más, ni menos (católicos) esta situación, es más, hay un lema que dice 'lejos de Roma y cerca de Dios' y nosotros preferimos estar cerca de Dios y lejos del Papa".

Claro, el culto de la parroquia de la Misercordia no consiste exclusivamente en venerar a esta imagen, pero su párroco no duda en afirmar que sobran razones para acaparar la popularidad de la devoción, y que le duela al Vaticano si quiere.

"Ubicar a la santa Muerte, en el lugar que le corresponde, que es el de los santos, es lo natural, ya que este ser no necesita de una canonización, como el ángel Gabriel, quien sin necesidad de que un Concilio o de que un Papa lo hubiese nombrado santo, es santo porque es un ángel de nuestro señor", afirma  el sacerdote. "Lo mismo la Santa Muerte".

 




Matar por orden de Dios, no en México

The Associated Press

CIUDAD DE MEXICO.- Rezándole a estatuas de la muerte y reuniendo fieles por todo el país, una pequeña secta religiosa que adora la muerte, a la Santa Muerte, trata ahora de conservar su reconocimiento legal.

 

Gobierno quitará permiso

 

El culto, una derivación de la Iglesia Católica, fue registrado en el 2003, lo cual le permite recolectar fondos y poseer propiedades.

Pero el gobierno dijo que estaba en proceso de quitarle el reconocimiento después que un miembro excomulgado acusó al culto de obligar a sus miembros a adorar la muerte y no respetar sus propios estatutos.

David Romo Guillén, el arzobispo del culto, rechazó las acusaciones en su sede, situada en un vecindario pobre de la capital.



No abandonarán culto


"La iglesia sigue siendo administrada como siempre. Hacen esto porque quieren que nos deshagamos de la Santa Muerte", dijo Guillén. "No abandonaremos nuestra fe".

Mientras hablaba, miembros del culto rezaban frente a altares y crucifijos erigidos en una casa convertida en santuario del grupo.

Los fieles consideran a la Santa Muerte un ángel o santo que mata por orden de Dios. Tienen altares y santuarios en todo el país.

 

 

La 'Santa Muerte', imagen adorada en México


La Palma
jueves, 19 de agosto, 2004
Copyright © 2005, La Palma y The Palm Beach Post. Todos los derechos reservados.

Su altar está repleto de ofrendas y velas multicolores, mientras que a su alrededor se postran sus fieles seguidores con voces de arrepentimiento y devoción. Sin embargo, no se trata de una representación virginal religiosa, sino de la escalofriante imagen de una siniestra calavera.

La tenebrosa figura es reconocida en México como la "Santa Muerte" y es idolatrada por un considerable número de adeptos que se incrementa a diario .

Se dice que su día oficial fue el pasado 15 de agosto, declarado como "Día de la Santa Muerte" por sus fieles.

De manera similar a un santo de la religión católica, su imagen cuenta con una estatua, aunque ésta consista de un esqueleto envuelto en un vestido y velo brillantes, con una cabellera larga y lacia, y unas manos cuyos huesos son adornados con anillos y joyas de perlas, oro y plata, mientras sostiene una guadaña amenazante.

A pesar de que el culto contemporáneo a la imagen surgiera alrededor del año 1965, historiadores remontan su origen tres mil años atrás, en la época prehispánica.

Desde sus inicios, la cultura mexicana ha mantenido una relación cercana y hasta reverente hacia la muerte, relación que con el tiempo se convirtió en un culto que llegó a extenderse por muchos rincones y civilizaciones del México antiguo, entre ellos la de los mexicas.

Conocidos también como aztecas, los mexicas mantenían como parte de sus creencias al culto de dos dioses, Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, "señor " y "señora" de la obscuridad y la muerte, a quienes no sólo se les encomendaba los difuntos, sino que también se les invocaba para conseguir otros favores relacionados con la muerte.

La colonización española logró disminuir el culto a la muerte, pero no erradicarlo, de manera que permaneció oculto hasta el siglo XIX, cuando ocurrió un resurgimiento en su devoción.

Debido a la creencia de que prefiere no ser llamada por su nombre, se dice que la muerte agradece si es nombrada con cariño con el uso de alguno de sus apodos favoritos, tales como "La Comadre", "La Bonita", "La Flaca", "la Señora" o "La Niña".

Hoy la veneración a esta deidad se extiende por varias regiones del territorio mexicano, siendo narcotraficantes y otros delincuentes sus más fervientes creyentes.

Aunque la Iglesia Católica condena esta veneración, denominándola como "pecaminosa", algunos asocian esta práctica con la Iglesia. Mientras tanto a la mayoría de sus seguidores parece no importarle la contradicción entre su religión y el culto pagano a "La Comadre".

Por ello, se organizan rituales similares a los cristianos, incluyendo procesiones y oraciones con el fin de ganar su favor.

Muchos hasta llegan a erigir su propio altar en su hogar, oficina o negocio para sentirse protegidos por ella. El altar suele consistir de una estatuilla cuyas medidas va de 15 centímetros a tamaño humano, rodeada de distintas ofrendas, entre las cuales se encuentran arreglos florales, frutas, inciensos, vinos, monedas, dulces y golosinas, además de velas, cuyo color varía de acuerdo a la petición.

Como elementos indispensables se exigen los puros, los cuales deben estar constantemente encendidos, y el imprescindible pedazo de pan.

La gente acude a ella para pedirle milagros o favores relacionados con el amor, la salud o el trabajo.

Por otro lado, también se le pide por fines malévolos, tales como la venganza y la muerte de otros.

Sus simpatizantes suelen identificarse al portar algún dije o escapulario de su imagen, mientras que otros optan por llevar su figura de manera indeleble, al tatuársela en la piel.

Inicialmente su devoción era exclusiva de criminales, incluyendo contrabandistas, pandilleros, ladrones y prostitutas, quienes suelen hacerle peticiones, tales como el librarles de las balas de la policía o de cualquier otro mal, como por ejemplo, la cárcel.

El escritor y poeta mexicano Homero Aridjis, autor del libro "La Santa Muerte", ha seguido y ha documentado este fenómeno desde muy cerca.

En una entrevista, llegó a comentar que hay personas que incluso llegan a pedirle a la "deidad" que "les ayude a secuestrar o a asaltar a alguien".

Contradictoriamente, es fácil encontrar devotos del otro lado de la ley, entre ellos militares y policías, quienes piden una bendición para su pistola y sus balas. Incluso, la devoción a "La Flaca" se ha convertido en algo popular dentro de la elite política y empresarial.

Aquellos que acuden a su altar la veneran como si fuese una santa, persignándose y rezándole para que se cumplan sus peticiones.

El apego a esta creencia se ha extendido al territorio estadounidense con la inmigración de varios de sus discípulos, quienes afirman haber entregado su travesía a su "santa", llevando entre sus ropas imágenes de ella para mantener su continua protección.

A ella dicen deberle el lograr cruzar la frontera "sanos y salvos".

Por su parte, la Iglesia afirma que el culto a la muerte es una "equivocación", ya que no es ninguna santa, mientras que sus fieles continúan vendiendo amuletos, devocionarios y escapularios con su imagen.

Para sus críticos, les será muy difícil eliminar el fervor que existe entre sus fieles creyentes.

Para sus seguidores, quizás sea simplemente el anhelo de querer creer en algo, aunque sea algo tan sombrío como la muerte, o tal vez sea un intento por restarle miedo al destino humano y simplemente ornamentarlo, preservando como tradición la imagen del mismo.

http://www.lapalmainteractivo.com/vida/content/vida/tradicion/081904muerte.html;COXnetJSessionID=CagTe1t9o7THd9XBbhUT0gkt2PUy0VIVc1TtSD45O1IHTkcpegyv!-917958639?urac=n&urvf=11090085315420.5851244923626687

 

 

 

 

http://www.terra.com/arte/articulo/html/art9442.htm#

 

El culto a la Santísima Muerte, un boom en México

El culto a la Santísima Muerte, condenado por la Iglesia católica, ha tenido un “boom” en México en los últimos años. Se manifiesta con mayor intensidad en la frontera con Estados Unidos gracias a que los narcotraficantes descubrieron una “imagen religiosa acorde a sus actividades”. Ahora la veneran y le piden protección, según confirman académicos, sacerdotes y autoridades.


De lejos, las imágenes de la “Santa Muerte” se podrían confundir con la propia Virgen de Guadalupe...

La figura, que ahora se puede apreciar en mercados, en puestos de revistas y en pequeños altares en colonias populares, es un esqueleto vestido a imagen y semejanza de la patrona de México.

En la región del norte del país el culto a la Santa Muerte está acompañado con la veneración a Jesús Malverde, el “Santo de los Narcos”, cuyas imágenes aparecen continuamente en los domicilios que catean las autoridades cuando detiene a grupos por tráfico de drogas.

Sincretismo religioso y catolicismo

En los mercados populares de México, donde se pueden comprar yerbas, veladoras y artículos religiosos para combatir el “mal del ojo” y todo tipos de “brujerías”, la Santísima Muerte aparece junto con las imágenes de los santos tradicionales del catolicismo.

Se pueden encontrar oraciones y rezos para pedirle favores, fundiéndose en su sincretismo religioso con el catolicismo. Todo lo anterior provocó que la Iglesia católica de México saliera a condenar el culto a la Santísima Muerte.

En su publicación oficial “Desde la Fe”, la Iglesia rechazó que forme parte de los santos de esa religión y advirtió a sus feligreses contra ese culto.

“Los narcotraficantes siempre han sido muy religiosos, no son individuos ateos. Al contrario son muy superticiosos”, aseguró José María Infante, doctor en psicología y director de Investigación en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Nuevo León.

Infante agregó que “los narcos” siempre han tenido cultos muy particulares y encontraron en la Santa Muerte una imagen que los represente.

“Es una figura que está muy acorde a sus actividades donde la vida y la muerte están estrechamente unidas”, precisó José María Infante. Comentó que los narcotraficantes son concientes que en esa actividad en cualquier momento pueden morir, para ellos la vida y la muerte es una experiencia cotidiana, porque saben que a veces tienen que matar o ser asesinados.

Evidencia de crimen organizado

Este culto se ha convertido en evidencia de que una persona puede estar relacionado con el crimen organizado, aseguró el psicólogo. Destacó que los narcotraficantes también pretenden en la Santísima Muerte una solución mágica a sus problemas.

“Buscan una protección por una imagen que los debe proteger precisamente de la muerte, a la que están expuestos todos los días”, afirmó el director de Investigaciones.

“Con el culto a la Santa Muerte pretenden también evitar un castigo absoluto después de perder la vida”, dijo el académico.

Mencionó que la amplia difusión de la veneración a la muerte en la frontera norte de México demuestra que el narcotráfico ha dejado de ser un problema policíaco, ya que pasó a ser toda una forma de vida. En la frontera la pelea contra el narcotráfico está perdida, porque ya nos son pequeños grupos que se dedican a esta actividad, a los cuales se les podía eliminar o controlar, añadió.

Ahora es una cultura en donde salen como punta del iceberg los “narco corridos” (canciones rancheras que cuentan las “hazañas” de delincuentes) y también el culto a la Santísima Muerte, concluyó Infante.

“El florecimiento del narcotráfico en la frontera con Estados Unidos está provocando que aumente el culto a la Santísima Muerte", denunció el sacerdote católico Armando Arizola Garza.

Cambiando imágenes

Arizola Garza es sacerdote de la Iglesia de Guadalupe en el municipio fronterizo de Anáhuac, Nuevo León (norte de México), en donde el año pasado fue dañada una capilla a la Virgen de Guadalupe y se edificó otra dedicada a la "Santísima Muerte".

A mediados de 2004, en la carretera fronteriza Anáhuac-Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue incendiada y semidestruida una pequeña capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe. Mientras que en la carretera Anáhuac-Lampazos, una ruta muy utilizada por los narcos, fue construida una capilla en donde sobresale una figura de casi un metro de altura de la "Santísima Muerte".

La capilla tiene además una fotografía de Jesús Malverde, "el Santo de los Narcos", una imagen de Pancho Villa y como ofrenda cigarros de marihuana.

"La iglesia no reconoce a la Santísima muerte y no aprueba que se edifiquen capillas para adorarla", aseguró el sacerdote Armando Arizola Garza.

Mencionó que los narcotraficantes que operan en la región "le están rezando para que los cuide". "Ignoramos quién construyó la capilla a la muerte, pero vemos que tiene muchas veladoras", subrayó Arizola Garza.

También atribuyó el crecimiento del culto a que "la gente no está preparada para morir y está buscando aliados para que los cuide en ese último trance". Las personas de la delincuencia organizada no se acercan a la Iglesia, agregó el sacerdote. "Son personas que no han sido bien preparadas en la religión", añadió el cura de la parroquia de Guadalupe.

Pedidos de favores

Comentó que la Iglesia no se olvida de ellos aunque estén por el camino equivocado. Ahora que existen muchas personas que se dedican al narcotráfico faltan pastores que los orienten, concluyó Armando Arizola.

Francisco Javier Cantú Romero, vocero de la Procuraduría General de la República (PGR) en Nuevo León, informó que en 2004 fueron capturados diversos narcotraficantes que tenían altares a la Santísima Muerte.

A finales de diciembre pasado la policía detuvo al líder de la banda dedicada al narcotráfico conocida como "Los norteños", José Gil Caro Quintero, y cuatro de sus cómplices en Guadalajara (Jalisco, oeste de México).

"Los norteños" fueron identificados por las autoridades policiales como una banda dedicada al tráfico de drogas en Jalisco, Morelos y Veracruz. A estos delincuentes les fueron incautadas armas de fuego, entre ellas una pistola calibre 38, de oro, con pedrería y con la figura de la Santa Muerte. "Desde hace más de un año que se ha dado un auge por las imágenes de la Santísima Muerte", contó Griselda Valerio, propietaria de un local donde se vende diversos artículos esotéricos.

En su "yerbería" denominada Divina Providencia, ubicada en un mercado popular de Monterrey, Valerio tiene diversas figuras de la "Santa muerte" que van desde 10 centímetros hasta más de un metro de altura.

Sus precios van desde dos dólares hasta más de ochenta y según su propietaria se vende alrededor de 30 figuras por semana.

"Es una Santa para casos desesperado y las personas recurren a ella como último recursos", afirmó Valerio.

Comentó que la gente le pide todo tipo de favores, principalmente para casos desahuciados, “aunque algunos la utilizan para hacer el mal”.

"La muerte se presta para hacer el bien o para el mal y depende de cada persona qué le pide porque cada cabeza es un mundo", concluyó Griselda Valerio.

FUENTE: EFE

http://www.terra.com/arte/articulo/html/art9442.htm#

 

 

 

MEXICO www.eltiempo.com.ve

 

 

Piden a secta abandonar

 culto a "Santa Muerte"

 

 

 

 

 

MARCOS ROMERO / ANSA

 

 

 

CIUDAD DE MEXICO.- El grupo religioso que venera a la "Santa Muerte" en México dijo hoy que "no abandonará su fe" y negó practicar "ritos satánicos", luego de la advertencia del ministerio de Gobernación en cuanto a quitarle el registro si no abandona ese culto.

El obispo de esa organización, llamada Iglesia Santa, Católica, Apostólica, Tradicional Mex-EU, David Romo, señaló hoy que los fieles de esta organización "no abandonarán su fe" porque sus rituales "no son satánicos", como se lo ha acusado. Según Romo, la organización es "víctima de la intransigencia del gobierno por medio de autoridades administrativas". El ministerio de Gobernación la emplazó el viernes a abandonar sus ritos, a riesgo de retirarle el registro religioso.

En noviembre pasado, la subsecretaría de Asuntos Religiosos del ministerio de Gobernación recibió una queja contra la Iglesia de parte de un ex sacerdote no identificado en la cual se le acusa de "incumplir" las normas legales e incurrir en "desviaciones doctrinales". El obispo Romo señaló que la acusación se deriva de "un ataque de la ultraderecha instalada en el gobierno y a una ofensiva de la jerarquía católica mexicana". El obispo José Guadalupe Martín Rábago, presidente de la Confederación del Episcopado Mexicano (CEM), acusó en días pasados a esa Iglesia de practicar en "prácticas satánicas".

El culto a la Santa Muerte ha proliferado sobre todo en las barriadas mexicanas y se le acusa de tener entre sus principales seguidores a delincuentes, principalmente narcotraficantes y ladrones. Romo contestó que no es cierto que "sólo la escoria de la sociedad, los ladrones, narcotraficantes o prostitutas, crean" en esta efigie, representada por lo general como un esqueleto ataviado con la ropa de un monje empuñando una guadaña. "Los secuestradores y rateros también asisten a templos católicos y veneran a la virgen de Guadalupe", argumentó. El escritor mexicano Homero Aridjis, que dedicó un libro reciente a estudiar el tema de la Santa Muerte, señaló a ANSA que se trata de una expresión "del inagotable sincretismo religioso mexicano".

Aunque se identifica a Enriqueta Romero como capellana del principal santuario de la Santa Muerte en el céntrico barrio capitalino de Tepito, y quien comenzó a practicar el rito en 1962, tras heredarla de su tía Leonor Paredes, Aridjis afirmó que el culto podría ser más antiguo de lo que se cree. El escritor relató que encontró una estatuilla de la Santa Muerte que probablemente data del siglo XIX y que los chamanes de Catemaco, en el estado de Veracruz, costas del Golfo de México, la capital de la brujería en el país, también le rinden pleitesía desde hace mucho tiempo. "Nosotros no integramos una secta satánica ni de ninguna otra índole", declaró Enriqueta Romero, que fundó la primera capilla a esta deidad el 7 de septiembre de 2001.

Actualmente existen otras 20 en la misma zona de Tepito, un gigantesco mercado de pulgas donde se venden desde armas, hasta drogas y mercancías ilegales. Hoy en día, por diversas zonas de la ciudad se levantan altares con imágenes y figuras de la Santa Muerte de unos dos metros de altura, rodeadas de ofrendas florales y frutales, candelas, juguetes, billetes, monedas cigarros y bebidas. Aridjis aseguró que ante la Santa Muerte acuden "dos Méxicos": el de la gente que pide favores o milagros para tener trabajo, salud o comida, y el de los hombres del poder económico, político o criminal, quienes curiosamente le solicitan venganzas o muertes".

 

 

http://www.eltiempo.com.ve/noticias/imprimir.asp?id=28025

 

 

PLEGARIAS Y REZOS A LA SANTA MUERTE

 

El Mundo - 1/17/2005

México sucumbe a la devoción religiosa de una figura pagana, \"patrón\" de delincuentes y prostitutas

Un taxista se santigua al pasar por la abarrotada parroquia de la Misericordia en el corazón del Distrito Federal.Todo estaría dentro de lo habitual si dentro de la parroquia no hubiera un enorme esqueleto sonriente del tamaño de un hombre cubierto con elegantes telas y que porta en su mano llena de anillos una guadaña. En su boca, un cigarrillo, y a sus pies velas, panes, un chupito de tequila, dulces, chocolates y más cigarrillos.

Jacobo García

Es la Santa Muerte, recientemente reconocida por el Gobierno mexicano como «asociación religiosa» y de la que la Iglesia católica no quiere ni oír hablar: «No es lo mismo morir en santidad que venerar un esqueleto que se ha convertido en punto de referencia de narcotraficantes, asesinos y tratantes de blancas», dice el sacristán de la Catedral de la capital mexicana.

Cada vez son más los devotos de una imagen venerada en las cárceles, pero que dejó las rejas para quedarse en la ciudad. Los millones de pobres y desamparados de México han erigido santuarios a la Santa Muerte desde Tijuana hasta el extremo sur de México. En la capital, tienen su parroquia mas importante.

En Tepito, el barrio bronco de la ciudad, donde se compra y se vende la mercancía robada, se trafica con armas y drogas, y de cuyas calles sale el mayor número de delincuentes que abarrotan las cárceles del Distrito Federal, es donde la Santa Muerte tiene su hogar. Amas de casa, vendedores, prostitutas, delincuentes, prófugos... hacen cola ante la huesuda imagen para pedir todo lo que no pueden esperar de la Virgen de Guadalupe. Para sus seguidores la 'Santa Muerte' no escapa al placer de la carne y prefiere las plumas, el humo del tabaco, la música del mariachi y el tequila a las túnicas doradas y el órgano de viento.

Un perfil clásico del devoto es el de Agustín, que robó los ahorros de la familia, dejó a sus hijos, huyó con una mujer casada y ahora pide clemencia: «La virgen de Guadalupe no simpatiza con una vida como la mía. Ella tiende a hacerlo con personas acomodadas que tienen estudios y ropa elegante. La Santa Muerte nos escucha».

La Iglesia católica mexicana se opuso con contundencia a que el Gobierno registrara como asociación religiosa lo que considera una secta macabra. «Están dando con facilidades excesivas el registro de asociación religiosa a grupos que tal vez no sean para hacer el bien a la sociedad», afirmó José Guadalupe Martín Rábago, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, poco después de conocer que la Iglesia Católica Tradicionalista Mexicana Estadounidense será una nueva iglesia integrada por 15 parroquias a uno y otro lado de la frontera con EEUU. Según el diario Reforma, se estima que en México existen al menos un millón de devotos de la Santa Muerte.

«No temas a donde vayas, que has de morir donde debes», reza en letras doradas una leyenda en la capilla sobre un gran esqueleto sonriente y vestido de rosa. La imagen es todo menos celestial.De rodillas, dos mujeres llevan 10 minutos musitando oraciones y sólo alzan la vista para besar su manto.

Culto prehispánico

El poeta mexicano Homero Aridjis, autor de un libro sobre la veneración a la Santa Muerte, ha señalado que el culto pertenece al «México oscuro», que magnifica la muerte violenta y se genera por un sincretismo de las religiones prehispánica y cristiana.

El párroco de la iglesia, David Romo, señala que este culto ha estado presente más de 500 años en México, «desde la época prehispánica, sólo que los españoles, con la Inquisición, hicieron que fuera secreto, de tal manera que en muchas casas podían tener a la virgen o al santo de su devoción y también contaban, muy escondida, con la imagen de la Santa Muerte».

Contrariamente a lo que se cree, el culto a la Santa Muerte no lo practican los satánicos, brujos o narcotraficantes para hacer el mal, «lo que piden es que los proteja a ellos y a sus familiares», señala el sacerdote. «Hay mucha gente acomodada, de posiciones muy elevadas y también gente muy humilde que ha adoptado este culto». Cada vez es más habitual ver cómo entre los adornos religiosos que cuelgan de los católicos se cuela en forma de medalla, pulsera o estampita la imagen del esqueleto con la guadaña.

La ceremonia mensual en Tepito atrae a cientos de personas de toda la capital. Hacen largas filas y esperan su turno para pararse ante la estatua de tamaño natural de la muerte hecha santa para ofrecerle flores y velas y pedirle su bendición y protección en una ciudad como Distrito Federal, donde la muerte está a la vuelta de la esquina.

Para sus devotos la Santa Muerte es como ellos, le gusta los chocolates, hace alarde de las hileras de anillos que lleva en cada mano y fuma un cigarrillo tras otro. A la Santa Muerte le gusta la música mariachi durante los oficios religiosos, y se siente más a gusto con las personas que se han apartado del buen camino. Marta vende sobre el suelo sus discos muy cerca de la parroquia y cuenta que la Santa Muerte escucha las plegarias de los lugares oscuros. «Somos personas duras con vidas duras.Pero ella nos acepta a todos, cuando hacemos el bien o el mal».

http://www31.brinkster.com/hsectas/resultados_ficha.asp?articulo=2660

 

 

"El culto a la santa muerte”

 

Autor: Catholic.net


“La Niña Blanca”

Con ropaje elegantemente decorado y del tamaño de una persona, la imagen de la Santa Niña Blanca (como la llaman también los creyentes) muestra su guadaña mientras sostiene al mundo sobre la palma de la mano izquierda, en una vitrina colocada en la entrada de la Parroquia de la Misericordia, ubicada en la céntrica Colonia Morelos.

Al fondo de la construcción, en lo que fuera una casa de principios del siglo XX, se ubica el altar principal de la Soberana Señora, donde cientos de personas acuden semanalmente a rezarle o a pedirle algún favor.

"Unas 80 ó 90 personas diarias, que vienen en familia, individualmente o acompañadas y lo mismo en las misas, tenemos una afluencia de 200 ó 300 personas dos veces por semana", comenta monseñor David Romo, párroco del lugar.

Entre flores y veladoras, al menos 20 imágenes y cuadros de la "Poderosa Señora" integran el altar donde sus devotos le ofrendan manzanas rojas, agua, pan blanco, incienso e incluso le invitan a cigarros, que según la creencia siempre deben ser dos, uno para ella y otro para el devoto.

¿De dónde viene?

En La Santa Muerte, su última novela, Homero Aridjis indaga sobre la manifestación de creatividad recientemente conocida acerca del inagotable sincretismo religioso mexicano y, sin desvirtuar su intención literaria, analiza las vertientes sociales del culto a la muerte.

"Es un culto muy fuerte que va en aumento, está vinculado a la tradición del Día de Muertos, tiene raíces históricas tanto de la época prehispánica como de la Colonia y se acomoda muy bien al México contemporáneo", dice.

El poeta michoacano encabezó en la calle de Alfarería 12, en la colonia Morelos, una excursión de periodistas mexicanos y extranjeros, invitados por la editorial Alfaguara , con el propósito de que la opinión pública conociera el santuario de la Santísima Muerte cuyo culto, asegura su capellana Enriqueta Romero Romero, carece de relación con prácticas de brujería, hechicería o satanismo.

"Aquí no hay misas ni cristianas ni negras. Las primeras no se hacen porque este es un altar sin reconocimiento de la Iglesia Católica y donde la gente sólo reza, pide y ofrenda a la Santísima. Y de las segundas menos, porque no integramos una secta satánica ni de ninguna otra índole", insistió la señora Romero.

Fundadora de la primera capilla a la Santa Muerte el 7 de septiembre de 2001 -ahora hay veinte en la colonia Morelos y Tepito- asegura que la mayoría de los devotos son feligreses católicos en cuyas demandas y oraciones siempre se invoca a Dios, a Cristo y a la Virgen de Guadalupe, "porque la Santísima no es ajena a la religión cristiana".

La capilla de la Santa Muerte está colocada al frente de la casa de la familia Romero, protegida por un portal de láminas y rodeada de ofrendas florales y frutales -sobresalen las manzanas que simbolizan abundancia-, ex votos, veladoras, juguetes, billetes, monedas, golosinas, cigarros, puros, bebidas alcohólicas en vasos y botellas.

La escultura de la Santísima –también se le conoce como Señora de las Sombras, Señora Blanca, Señora Negra, Niña Santa, La Parca, La Flaca- es de dos metros de altura. Tiene la figura tradicional de la calaca del Día de Muertos, sólo que se le viste como virgen y santa con vestuarios de distintos colores, cada uno de los cuales tienen un significado especial.

De su cuello, vestido, guadaña, balanza, brazos y falanges -de metal- penden pulseras de perlas, oro y plata empotradas con piedras preciosas. Son ofrendas y ex votos de quienes agradecen algún milagro o favor.

Su capellana, quien tiene 42 años de rendirle culto, afirma que a la Santísima no le importa la índole social o laboral de sus fieles porque "todos nacemos con algo chueco" y a la calle de Alfarería 12 llegan lo mismo hombres de toda condición social que niños, ancianos y mujeres de la calle.

Acerca de la plurifuncionalidad de la Santísima, Homero Aridjis destaca que en su novela se propuso evidenciar los dos Méxicos que concurren ante ella: "El de la gente que pide favores o milagros para tener trabajo, salud o comida, y el de los hombres del poder económico, político o criminal, quienes curiosamente le solicitan venganzas o muertes".

"Hacen este tipo de plegarias porque no se las pueden solicitar a Dios, a las vírgenes o a los santos. En mi novela
–apuntó el escritor mexicano- resalta la intención de mostrar esta situación, así como la estética de violencia y mostrar el gran talento que los mexicanos tienen para ornamentar la muerte".

La señora Romero y su familia cambian la vestimenta de la Santa Muerte cada primer lunes de mes. El color va de acuerdo con la temporada y a la demanda que sus fieles plantean. El rojo simboliza pasión, el verde esperanza, el blanco y el azul pureza, colores de la Virgen María con que regularmente está vestida.

La fiesta de la Santa Muerte es el 1 de noviembre, el Día de Muertos. La noche del 31 de octubre se reza un rosario para vestirla de blanco como a una novia. Este día y los lunes de cada mes hay rosarios nocturnos para bendecir las imágenes que llevan sus fieles en estatuillas, escapularios, medallas, cajitas, tatuajes, etcétera.

La gente que visita su altar le rinde pleitesía con la misma devoción con la que lo hace ante Cristo, los santos y las vírgenes. Se persignan, rezan, le piden y la ofrendan. El número de adeptos crece día a día, según Aridjis y la señora Romero; cuando rezan los rosarios cierran las calles aledañas a Alfarería.

En torno a la ceremonia se agrupan vendedores de antojitos, refrescos, flores, veladoras, figuras de la Santísima, ropa, cigarros, hojas volantes con grabados y oraciones específicas para el rosario y puros, los que presuntamente son del mayor gusto de la Niña Blanca y que en la capilla se venden a 15 pesos.

Enriqueta Romero heredó este culto de su tía Leonor Paredes y lo empezó a practicar en 1962. Aridjis, quien reconoce a ésta como pionera del uso público del rito, afirma sin embargo que en el mercado de Sonora conoció una estatuilla oaxaqueña de la Santa Muerte que probablemente databa del siglo XIX y que los chamanes de Catemaco también le rinden pleitesía desde hace mucho tiempo.

"Es muy difícil fijar una fecha exacta de cuándo surgió el culto. Lo más probable es que provenga de la fusión de las culturas de la muerte prehispánica y europea en la época de la Colonia, que haya permanecido oculta varios siglos y que sólo ahora esté saliendo a la luz pública", comentó el escritor michoacano.

¿Devoción cristiana?


El culto a la Santa Muerte se ha extendido de tal forma en México que quienes lo profesan han decidido no ocultar más su fervor y han puesto altares en la calle para que cualquiera que requiera su ayuda pueda invocarla.

Sus promotores la presentan como una «entidad espiritual» que ha existido siempre, desde el principio de los tiempos hasta nuestros días, por lo que maneja una energía denominada «energía de la muerte», capaz de materializarse en una figura, que concentra tanto la fuerza creadora como la destructora del universo. Según ellos, el creyente en la Santa Muerte puede aprender a manejar esta fuerza, que emana de sus imágenes consagradas, puesto que la Santísima (otro de sus nombres) es una de las protecciones más fuertes que existen.

Para sus devotos, la Señora, como la llaman afectuosamente, es capaz de aparecerse y manifestarse corporalmente o imprimir sus imágenes en diversos lugares. En libros y revistas en los que se promueve su culto, narran las intervenciones milagrosas que han vivido, en las que la Santa Muerte los ha librado de múltiples peligros y les ha ayudado a resolver problemas complicados.
¿Qué decir al respecto? Que se trata de una superstición más, que en este caso se manifiesta dando características humanas y divinas a un fenómeno tan natural como la muerte, que no es ni una persona ni siquiera una cosa o fuerza. Podríamos definirla simplemente como el término de la vida.

Conviene señalar que los católicos que rinden culto a la Santa Muerte y a sus imágenes, están haciendo un pecado gravísimo, pues les están atribuyendo poderes que no tienen ni tendrán jamás. Por otra parte, en vez de poner la propia confianza en Dios, la ponen en una supuesta entidad (o ser) espiritual que, sencillamente, no existe. En realidad, la Santa Muerte no es una persona. Es sólo un fenómeno natural como el nacer o el crecer (el inicio y el desarrollo de la vida), aunque nunca se habla del Santo Nacimiento o Santo Crecimiento.

"Cerca de Dios y lejos del Papa"


Esta falsa devoción la permite, favorece y promueve una agrupación no-católica que se autonombra "Iglesia Católica Tradicional MÉX-USA, Misioneros del Sagrado Corazón y San Felipe de Jesús". Es un grupo tradicionalista, que se opone a las reformas del Concilio Vaticano II y a la autoridad del Papa. Este grupo religioso no está en comunión con la Iglesia Católica ni con la Santa Sede, como podría desprenderse del nombre que ostenta. Ni tampoco son una congregación religiosa católica, como parece sugerir el nombre “Misioneros del Sagrado Corazón y San Felipe de Jesús”. Sus ministros de culto no son sacerdotes católicos, y el arzobispo David Romo Guillén -lider del grupo- no es reconocido por el Papa Juan Pablo II. Hasta este momento ignoramos si son válidas sus ordenaciones sacerdotal y episcopal y quién las realizó.

Al respecto, el padre David Romo habla a nombre de su comunidad, “Nosotros no hemos encontrado nada realmente criticable, o a juicio nuestro, capaz de juzgarse como herético o que desvíe la doctrina o el conocimiento de la fe. “

Y por si hubiera dudas, señala que no tiene nada que ver con la Iglesia de Roma.

"Para nosotros, no nos hace más, ni menos (católicos) esta situación, es más, hay un lema que dice ´lejos de Roma y cerca de Dios´ y nosotros preferimos estar cerca de Dios y lejos del Papa".

Claro, el culto de la parroquia de la Misercordia no consiste exclusivamente en venerar a esta imagen, pero su párroco no duda en afirmar que sobran razones para acaparar la popularidad de la devoción, y que le duela al Vaticano si quiere.

"Ubicar a la santa Muerte, en el lugar que le corresponde, que es el de los santos, es lo natural, ya que este ser no necesita de una canonización, como el ángel Gabriel, quien sin necesidad de que un Concilio o de que un Papa lo hubiese nombrado santo, es santo porque es un ángel de nuestro señor", afirma el sacerdote. "Lo mismo la Santa Muerte".

¿Quién es la muerte?

“Morir, sólo es morir. Morir, se acaba...” Así describe el muy recordado escritor José Luis Martín Descalzo a la muerte. Y más que un estilo poético, recalca una verdad de fe.

La muerte es una consecuencia de nuestro pecado original. No es un castigo de Dios, sino una privación de los bienes que tenían Adán y Eva antes de desobedecer a Dios Padre. Cristo quiso hacerse hombre, padecer, morir y después resucitar para alcanzarnos la salvación eterna. De esta forma, la muerte para el cristiano, aunque no deja de ser dolorosa y misteriosa, tiene un sentido positivo y se convierte en un paso de este mundo al Cielo en donde estaremos en presencia de Dios, y en donde tendremos dicha completa. Por eso, se entiende esta frase bíblica: “ Cristo ha vencido a la muerte”. ( Catecismo de la Iglesia Católica nos. 410-421, 1010-1014).

Con la muerte se experimenta una separación real de cuerpo y alma. El cuerpo del hombre continúa un proceso de corrupción –como cualquier materia viva– mientras que su alma va al encuentro de Dios. Esta alma estará esperando reunirse con su cuerpo glorificado. Con la resurrección, nuestros cuerpos quedarán incorruptibles y volverán a unirse con nuestras almas.

Dios nos dio una vida temporal en la tierra para ganarnos la vida sobrenatural. Con la muerte termina nuestra vida en la tierra. ( Juan 5, 29, cf. Dn. 12,2).

Desde que Cristo venció la muerte y nos dio nueva vida, el cristiano mira a la muerte con una gran esperanza. Esto no quita, sin embargo, que uno sufra cuando ve que nos dejan los seres que más amamos, o sienta miedo cuando vea que le llega la hora de la enfermedad y de la muerte. Pero también, en medio del dolor y del sufrimiento, el cristiano puede levantar los ojos y contemplar a Cristo, que dio su vida por nosotros, que murió a nuestro lado, que nos rescató con su Resurrección y nos espera con los brazos abiertos en la vida futura.

Cristo nos dice: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 15). Por medio de la muerte nosotros llegamos a la vida. No podemos estar en el Cielo si no dejamos la vida terrena. Por lo tanto, es un paso necesario para llegar al Cielo. La muerte a todos nos puede causar tristeza. Pero no nos puede abatir. ¡Cristo es la respuesta a la vida y a la muerte!

¿A Quién se le debe culto?

Bien conocido es el pasaje del Evangelio en el cual un doctor de la Ley le pregunta a Jesús sobre cuál es el principal mandamiento de la Ley y la respuesta: “Amarás a tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y primer mandamiento”. (Mateo 22, 36-38).

Ya en el Antiguo Testamento, encontramos el mandato de Dios: “Yo, el Señor, soy tu Dios, que te ha sacado del país de Egipto, de la casa de la servidumbre. No habrá para ti otros dioses delante de mí” . (Ex. 20, 2)

Este mandato lleva como consecuencia la necesidad de vivir la fe, la esperanza y la caridad. Así como la virtud de la religión.

La virtud de la religión es la virtud moral, por la cual el hombre tributa a Dios el culto que le es debido en justicia, como Creador y Ser Supremo.

Amar a Dios como al Ser supremo es una virtud. Podemos definir la virtud de la religión como el hábito de amar a Dios por encima de todo. Se exterioriza por medio de los actos de culto y por el cumplimiento de los Mandamientos.

El culto: son las acciones a través de las cuales el hombre expresa su relación de amor y respeto a Dios.

Existen diferentes tipos de culto:

Interno: culto que se rinde a Dios en la conciencia, en el corazón, en la inteligencia y la voluntad. Es el fundamento de la virtud. (Mateo 15, 8) Como pueden ser la devoción, es decir, la disponibilidad y la generosidad ante lo referente al servicio a Dios, y la oración.

Externo: manifestaciones externas en actos visibles, de la relación que se vive con Dios.

Hay diferentes categorías de culto:

Adoración: culto interno y externo que se tributa a Dios y que en sentido estricto solo se debe a Él, porque como criaturas sólo existimos por Él. Se llama de “latría”.

Veneración: culto que se tributa a los santos. A ellos nos encomendamos para que nos alcancen por su intercesión las gracias de Dios. Este culto se llama de “dulía”.

Una veneración especial: reservada a la Santísima Virgen por su dignidad de Madre de Dios. A este culto se le llama de "hiperdulía”.

El culto a las imágenes sagradas, fundado en el misterio de la Encarnación del Verbo de Dios, no es contrario al primer mandamiento.

El que venera una imagen, venera en ella al modelo, a la persona que representa. Es una veneración respetuosa no una adoración que sólo corresponde a Dios.(Catesismo 2132, 2141)

¿Es Santa la “niña blanca”?

Recordemos que sólo la Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, tiene la facultad de proclamar la santidad de una persona. Cuando popularmente se tiene a un difunto como santo que no ha sido reconocido por la Iglesia, puede ser que:

1. La devoción de la gente acierte y años más tarde el difunto sea oficialmente reconocido por la Iglesia como santo.

2. Puede que el difunto sea santo pero que nunca sea reconocido canónicamente.

3. Puede que la gente se equivoque. La gente se identifica con quien tuvo luchas, sufrimientos y tragedias. Pero no es suficiente sufrir para ser santo, hace falta vivirlo todo con heroico amor y fidelidad a Jesucristo. La devoción a los verdaderos santos está orientada a imitarlos en su total obediencia a Dios.


Para concluir recordemos lo que la Sagrada Congregación para el Culto Divino ha dicho sobre los peligros que pueden desviar la piedad popular y las sugerencias que propone para poner remedio a estas eventuales limitaciones y defectos que de ella se derivan.

65.El Magisterio, que subraya los valores innegables de la piedad popular, no deja de indicar algunos peligros que pueden amenazarla: presencia insuficiente de elementos esenciales de la fe cristiana, como el significado salvífico de la Resurrección de Cristo, el sentido de pertenencia a la Iglesia, la persona y la acción del Espíritu divino; la desproporción entre la estima por el culto a los Santos y la conciencia de la centralidad absoluta de Jesucristo y de su misterio; el escaso contacto directo con la Sagrada Escritura; el distanciamiento respecto a la vida sacramental de la Iglesia; la tendencia a separar el momento cultual de los compromisos de la vida cristiana; la concepción utilitarista de algunas formas de piedad; la utilización de "signos, gestos y fórmulas, que a veces adquieren excesiva importancia hasta el punto de buscar lo espectacular"; el riesgo, en casos extremos, de "favorecer la entrada de las sectas y de conducir a la superstición, la magia, el fatalismo o la angustia".

66. Para poner remedio a estas eventuales limitaciones y defectos de la piedad popular, el Magisterio de nuestro tiempo repite con insistencia que se debe "evangelizar" la piedad popular, ponerla en contacto con la palabra del Evangelio para que sea fecunda. Esto "la liberará progresivamente de sus defectos; purificándola la consolidará, haciendo que lo ambiguo se aclare en lo que se refiere a los contenidos de fe, esperanza y caridad".


En esta labor de "evangelización" de la piedad popular, el sentido pastoral invita a actuar con una paciencia grande y con prudente tolerancia, inspirándose en la metodología que ha seguido la Iglesia a lo largo de la historia, para hacer frente a los problemas de enculturación de la fe cristiana y de la Liturgia, o de las cuestiones sobre las devociones populares.

Se recomienda la lectura del documento completo: DIRECTORIO SOBRE LA PIEDAD POPULAR Y LA LITURGIA. PRINCIPIOS Y ORIENTACIONES

 

 

 

 

http://es.catholic.net/imprimir/index.phtml?ts=29&ca=574&te=1447&id=21521

 

    © 2005 Catholic.net Inc. - Todos los derechos reservados
   Condiciones de uso 
| Ayúdanos | Publicidad | Contáctanos

 

 

NOVEDAD NOVEDAD

 

imagen

 

LIBRERIA SANTA MUERTE
La Santa Muerte. Biografía y Culto de Juan Ambrosio también lo puedes conseguir en esta librería, tiene un costo de $100.00 (cien pesos mexicanos) para toda la República Mexicana más gastos de envío.

Para España y Sudamérica 10 USD (diez dólares) más 35 USD (35 dólares) de gasto de envío.
Para Estados Unidos 10 USD (diez dólares) más 24 USD (24 dólares) de gasto de envío.

Todos los envíos son a través de Estafeta mexicana y tarda en llegar de tres a cuatro días dependiendo del lugar. Si lo prefieres puedes solicitar el envío por correo normal lo que baja su costo pero tarda un poco más en llegar.


 

Lo prometido es deuda la RED DE LA SANTA MUERTE pone a la disposición de todos sus lectores una SELECCION DE LOS MEJORES RITUALES PARA EL AMOR trabajados con la ayuda de la Santa Muerte.

Para realizar esta selección se consultó directamente a gente que lleva muchos años trabajando con la SEÑORA, personas sencillas que viven en sitios lejanos o que trabajan en mercados populares, devotos, chamanes, mujeres y hombres ya grandes que han conservado la tradición de estos rituales en su lugar de origen.

Por eso encontrará rituales usados en distintos lugares de México e incluso algunos que vienen de otras partes del mundo pero que pertenecen a la Santa Muerte.

Aquí encontrará el ritual adecuado a su necesidad. Para conseguir el matrimonio, la armonía de la pareja, evitar las separaciones, conseguir un amor difícil, alejar a los rivales en amor, reconciliar a la pareja, hacer y deshacer un amarre amoroso, volver con la persona amada, etcétera.

Cada ritual viene explicado ampliamente. Pero si tuviera alguna duda puede consultarnos por correo electrónico e inmediatamente le responderemos sin ningún costo a su pregunta o inquietud.

LA RED DE LA SANTA MUERTE cumpliendo con el fin de hacer llegar material confiable a todos los suscriptores, pone a su alcance esta selección por la cantidad de $90.00 (noventa pesos mexicanos) o 10 USD (diez dólares norteamericanos).

La SELECCIÓN DE LOS MEJORES RITUALES PARA EL AMOR CON LA SANTA MUERTE se envía a su correo electrónico en formato HTML o en formato de Sólo Texto.

La forma de pago se hace en toda la República Mexicana mediante depósito a cuenta bancaria. Para cualquier otro país se utilizan los servicios de Western Unión

Si desea obtener esta Selección escríbanos a libreriasantamuerte@hotmail.com poniendo en asunto la palabra PEDIDO RITUALES AMOR. Te haremos llegar enseguida todos los datos necesarios para que en breve tengas lo que consideramos la MEJOR SELECCIÓN que hasta el momento existe sobre rituales para el amor.

En caso de que tengas dudas sobre el contenido o la forma de pago mándanos un correo solicitando más información.

 

 
 
CambioSonora.com

Viernes, 10 de Septiembre de 2004

Sufren Nemo y el Ronco de calor

 

México, D.F., septiembre 9.- David Romo, líder de la Iglesia Católica Tradicional MEX-USA, denunció por difamación ante la Procuraduría del DF al presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Guadalupe Martín Rábago, y a dos periodistas, entre ellos uno de Reforma.

La denuncia fue presentada el miércoles y derivó de la publicación en este medio de unas declaraciones del también Obispo de la Diócesis de León, quien el 6 de septiembre cuestionó que la Secretaría de Gobernación le diera el registro a la Iglesia Católica Tradicional, a la que acusó de “prácticas satánicas”.

En esa ocasión, Martín Rábago pidió a Gobernación revisar los registros que ha otorgado a esas congregaciones, pues aseguró que con el culto a la Santa Muerte --venerada en la Iglesia Católica Tradicional-- han aumentado el número de jóvenes “desquiciados psicológicamente”.

Además del jerarca de la CEM, Romo denunció a los reporteros Jorge Escalante de Reforma y Elías Chávez de La Prensa, al primero de ellos por difundir las palabras de Martín Rábago, según la averiguación previa FACI/5012/776/04-09.

“Dichas notas (son) a todas luces difamatorias en agravio del declarante y de su Iglesia a la que representa y misma que tiene su representación”, dice la denuncia de Romo, quien se comprometió a presentar ante la PGJDF los originales de las dos notas que son motivo de su queja.

El líder del grupo religioso, quien se preparó para esta batalla legal con 8 abogados y 8 pasantes en derecho, pidió a la Procuraduría del DF “se cite a los inculpados y en su momento se ejercite acción penal en su contra”.

La Iglesia Católica Tradicionalista MEX-USA Misioneros del Sagrado Corazón y San Felipe de Jesús, representada por David Romo Guillén, cuenta con el registro SGAR/2574/2003, según el reporte de la Dirección de registros y certificaciones de Gobernación.

Su principal santuario se localiza en una antigua casona de la colonia Morelos, en el centro del DF. Una de las señas distintivas de esta iglesia, es la veneración a la Santa Muerte.

Romo ha asegurado que no promueven específicamente el culto a la Santa Muerte, a la que ha considerado una figura más dentro de su iglesia; no obstante, también acepta que “es la más destacada por la gente”.

El líder de esta congregación ha dicho que su iglesia tiene al menos un millón de devotos, pero que el hecho de que la Santa Muerte tenga seguidores entre secuestradores y delincuentes “no es culpa de Dios”.

 

http://www.cambiosonora.com/Impresa/vernota.asp?notID=65650&pagID=4&secID=1&fecha=10/09/2004

 

 

 

Agencia Católica de Noticias de México - Región Bajío (http://www.noticel.diocesisdecelaya.org.mx)

Aclaración sobre la demanda que se hizo a Mons. Martín Rábago - 15 Septiembre 2004 - 14:26
(Enviado por: Pbro. Jorge Raúl Villegas Ch.)

Por: Angélica Juárez Rea

El obispo de León enfrenta una demanda por difamación, que presentó en su contra David Romo, el líder de la Iglesia Católica Tradicionalista MEX-USA, después de las declaraciones que Mons. José Guadalupe Martín Rábago hizo en una rueda de presa sobre los registros que la Secretaría de Gobernación otorga a las sectas.

Después de su acostumbrada misa dominical en la Catedral Basílica de León, el también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) comento varios temas en puntos diferentes: la entrega de registros que la Secretaria de Gobernación otorga a diferentes sectas, el culto equivocado a la Santa Muerte, el aumento de los exorcismos entre otros.

Los anteriores temas fueron tratados en diferentes contextos, pero un reportero hizo un compendio de todos ellos, pareciendo así que Mons. Martín Rábago atacaba directamente a la Iglesia Católica Tradicionalista.

Por la nota publicada en el periódico Reforma, David Romo anuncia a los medios de comunicación la demanda que interpondrá en contra del presidente de la CEM, y dos reporteros del periódico capitalino.

Finalmente el líder de la iglesia, que entre sus creencias permite la presencia de la Santa Muerte demando ante la Procuraduría del Distrito Federal por difamación al Obispo de León.

Ante este hecho Mons. José Guadalupe Martín Rábago decidió suspender por tiempo indefinido las ruedas de prensa que ofrecía a los reporteros después de la misa de 8:30 en la Catedral de León.

A continuación trascribimos literalmente lo que Mons. Martín Rábago dijo en la mencionada rueda de prensa el día 5 de septiembre del 2004. (proporcionada por el Pbro. Lic. Esteban Jacobo Real, Secretario Ejecutivo de la CEM)

Prácticamente fueron dos preguntas que un periodista de Reforma le formuló y, que el lunes 06 de septiembre publicó con notoria falta de ética, dando pie a que el Sr. David Romo Guillén, líder de la iglesia católica tradicional mexicana estadounidense, lo denunciara el pasado viernes 10 de septiembre por difamación ante la Procuraduría del DF.

Trascripción literal de la grabación:

¿QUÉ PIENSA DE LA SECTA DE LA SANTA MUERTE QUE YA CONSIGUIÓ EL REGISTRO COMO ASOCIACIÓN RELIGIOSA?

No conozco mucho sobre la esencia de esta secta, sus creencias, sus intereses. Lo que puedo decir es que estamos percibiendo que se está dando con excesiva facilidad el registro como Asociaciones Religiosas a grupos que, tal vez, no sean precisamente para hacer el bien a la sociedad mexicana. Yo creo que de parte de la Secretaría de Gobernación debería de haber criterios más claros para definir a fondo cuándo a un determinado grupo religioso se le puede conceder el registro.

De ninguna manera estamos pidiendo que se restrinja el derecho a la libertad religiosa; sabemos que el derecho a la libertad religiosa comporta que, en último término, las personas puedan tomar las opciones que crean convenientes: creer en esto, en aquello, o no creer en nada; pero dar un registro significa como darle carta de ciudadanía, y hay que ver si en serio se trata de grupos que ayuden al nivel moral, a favorecer la integración y el respeto a la vida, en el ambiente de nuestra patria mexicana. Todo lo que sea favorecer el fanatismo, sobre todo de prácticas que son perniciosas para la psicología de las personas, yo diría que no deben ser favorecidas con un registro oficial.

Sería demasiado arriesgado hacer un juicio. Yo solo pienso que la Secretaría de Gobernación, que tiene la responsabilidad de dar el registro a las Asociaciones Religiosas, debe investigar seriamente las características que la misma Secretaría ha fijado (se ha dado) para dar el reconocimiento y ver si determinados grupos están cumpliendo con esas finalidades, porque de lo contrario estaría pasando por encima de sus mismas disposiciones.

¿HAY ALGUNAS SECTAS QUE LE PREOCUPEN?

Existen algunos grupos de prácticas satánicas; qué tan extendidos estén, no lo sé; pero se dan ciertamente grupos que practican el satanismo y que desquician psicológicamente a los jóvenes; de esto yo tengo experiencia, porque han llegado padres de familia (que lo refieren); inclusive muchachos que han estado bajo el influjo de algunas de estas sectas y viven desconcertados y desorientados; el daño que se les hace psicológicamente es muy fuerte. (hasta aquí las respuestas).  

[Agencia Católica de Noticias de México]

http://www.noticel.diocesisdecelaya.org.mx/wmprint.php?ArtID=210

 

 

SG favorece fanatismo: CEM

Secta de la Santa Muerte se inscribe como Iglesia Católica Tradicionalista, acusan

Xóchitl Álvarez/Corresponsal
El Universal
Lunes 06 de septiembre de 2004

 

 

León, Gto. Grupos y sectas que favorecen el fanatismo e incurren en prácticas satánicas obtienen con facilidad su registro oficial como asociaciones religiosas, aseguró el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Guadalupe Martín Rábago.

"La Secretaría de Gobernación (Segob) está dando con facilidad excesiva el registro de asociaciones religiosas a grupos que, tal vez, no sea precisamente para hacer el bien a la sociedad mexicana", añadió el también obispo de León.

‘Secta satánica’

Una nota publicada esta semana en la portada del semanario de la Diócesis de León indicó que una llamada Secta de la Santa Muerte se registró ante la Secretaría de Gobernación como "Iglesia Católica Tradicionalista Mexicana-estadounidense". Según la publicación, esa agrupación "más que una religión, es una secta que tiende al satanismo".

Martín Rábago recomendó a la Segob establecer criterios para otorgar el registró e investigar si los grupos religiosos cumplen con las disposiciones de ley. "Creo que en la Secretaría de Gobernación debería de haber criterios más claros para poder definir, de veras, cuando a un determinado grupo religioso se le puede conceder el registro", dijo.

http://www.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=115360&tabla=nacion

 

 

¡ESCLAVOS!

ELIAS CHAVEZ.

La Iglesia Católica censuró severamente a los adoradores de la "santa muerte", quienes actúan de manera diametralmente opuesta a las creencias cristianas. Advirtió que sus ministros de culto son gente que engaña al pueblo y sólo buscan ganar dinero a costa de la ignorancia de los feligreses.

La paradoja que valió la severa reprimenda es que el 15 de agosto la Iglesia Católica festeja la Asunción de María, cuando es rescatada de las garras de la muerte para llevarla al cielo viva, mientras que en los nichos donde los ignorantes de la fe rinden culto a la muerte fue día de fiesta "por su día".

La "santa muerte" no es una religión antigua como algunos aseguran para hacerse de feligreses, nada tiene que ver con creencias prehispánicas ni es fe adquirida con el paso del tiempo. "Es devoción nueva sacada de la manga y difundida por todos los medios posibles como un artículo de moda", explica la Arquidiócesis de México en su publicación oficial "Desde la Fe".

Recuerda que hace algunos años sólo se encontraba esa imagen en los mercados donde se expenden artículos para brujería y de ahí salió a los altares callejeros, primero a un lado de la Virgen de Guadalupe y después sustituyéndola en la medida de que sus adoradores saben que se trata de un culto que "nada tiene que ver con la Guadalupana ni con Cristo".

"Desde la Fe" afirma que al principio la adoración de la imagen mortuoria se dio por un mal entendido, al confundirse la solicitud común de todo buen cristiano de llegar a una buena muerte, con la idea de que ésta es un estado de santidad, cuando en realidad lo que se venera es la vida, pues es esa la creación de Dios. El patrono de la buena muerte es San José.

La mala información o la ignorancia de algunos "despistados" les llevó a rendir culto a la muerte personalizándola de una manera muy mexicana: un esqueleto armado con una guadaña con la que siega la vida de los hombres.

Así, explica la publicación oficial de la arquidiócesis surge el culto a la "santa muerte" entre personas que arriesgan la vida y sienten necesidad de hacer un pacto con la parca para que "a ellos no les toque"; de ahí que sus primeros devotos es gente sin escrúpulos, comerciantes de drogas y armas, delincuentes y otros dispuestos a hacer lo que sea con tal de ganar dinero.

Aunque la Iglesia Católica se deslindó desde el principio de toda compatibilidad con la nueva devoción, recuerda el escrito, mucho daño han hecho a la fe los supuestos "sacerdotes" de la "Iglesia Católica Tradicionalista Mexicana-Estadounidense", que con sede en la calle Bravo en el corazón del barrio de Tepito, han convertido la desviación de la fe en una mina de oro.

Estos crearon el primer santuario de la "santísima muerte" y establecieron su fiesta justo el día en que los católicos celebran la vida, con la Asunción de María; tal ha sido su capacidad de penetración entre la gente del barrio bravo primero y luego entre los creyentes sin escrúpulos que los falsos sacerdotes se están haciendo ricos a costa de la ignorancia de sus feligreses.

De ahí que la Iglesia Católica urgió a sus fieles a tomar una decisión entre seguir el camino de la fe o practicar devoción no aceptada, que representa la parca.

http://www.la-prensa.com.mx/040816/general/1General.asp

 

 

 

Iglesia Católica Romana contra la Iglesia Católica de la ‘Santa Muerte’
Lunes 06 de Septiembre de 2005
México


(¡Amén-Amén!) León, México, (AM/¡Amén-Amén!) José Guadalupe Martín Rábago, obispo católico romano de León, reprobó el registro que se le otorgó a la Iglesia Católica de la “Santa Muerte” ante la Secretaría de Gobernación.

“Estamos percibiendo cómo se está dando con facilidad excesiva el registro de asociaciones religiosas, grupos que tal vez no sean para hacerle el bien a la sociedad mexicana.

“Creo que de parte de la Secretaría de Gobernación debería de haber criterios más claros para poder definir cuando a un determinado grupo religioso se le puede conceder el registro”, indicó al concluir la misa dominical.

Enfatizó que la Secretaría de Gobernación tiene la responsabilidad de dar el registro a las asociaciones religiosas, pero al igual, debe de investigar seriamente las características que se tienen para dar un reconocimiento, con el objetivo de ver si determinados grupos están cumpliendo con esas finalidades, de lo contrario estarían alterando sus propias disposiciones.

Y es que el culto a la “Santa Muerte” se convirtió ya en una secta registrada ante la Secretaría de Gobernación bajo el nombre: “Iglesia Católica Tradicionalista mexicana-estadounidense”, con sede en el barrio de San Antonio, en el Distrito Federal.

Lamentó que en la Diócesis católica romana de León sí existan grupos de prácticas satánicas que desquician psicológicamente a los jóvenes.

Al respecto dijo: “Tengo experiencia, porque han llegado padres de familia, inclusive muchachos que han estado bajo el influjo de una de estas sectas y que viven desconcertados, desorientados psicológicamente. El daño que se les hace es muy fuerte”.

El también Presidente de la Conferencia del Episcopado Católico Romano Mexicano aclaró que de ninguna manera se pide que se restrinja el derecho a la libertad religiosa, sin embargo debe de conocerse si realmente se trata de grupos que ayudan a elevar el nivel moral (de la persona), si favorece la integración y el respeto a la vida.

“Todo lo que sea favorecer el fanatismo, sobre todo prácticas que de alguna manera conducen a rituales que son perniciosos para la psicología de las personas, yo diría que no deben de beneficiarse con algún registro oficial”, afirmó.

Aunque dijo ignorar la esencia de dicha secta, lamentó que actualmente se asista a lo que se llama el “supermercado de las religiones”.

“Es el testimonio de un mundo fragmentado, dividido, desconcertado, que busca y que se aferra a cualquier cosa aun cuando sea la cábala, magos, pitonisas, horóscopos, etcétera”, enumeró.

Por otra parte, Martín Rábago comentó que se tiene preparado un documento que próximamente se emitirá, en que se otorga la facultad de exorcistas a sacerdotes católicos de la diócesis.

Y es que ante las sectas satánicas donde se ven perjudicados principalmente los jóvenes, la iglesia católica se alista para poder ayudarlos.

“Los exorcismos se ejercitarán de manera muy esporádica y sólo en casos excepcionales y que estén avalados por peritos en psicología, ciencias médicas, para que no nos vayamos por caminos equivocados y se favorezcan equivocaciones y fanatismo que descontrolan a la gente”, explicó.

Dos sacerdotes se fueron en julio a Roma donde realizaron un 'curso especializado', orientado por el exorcista del Vaticano.

Entre las cualidades que deben tener los sacerdotes que realizarán esa actividad, es que sean hombres, piadosos, equilibrados, que tengan un conocimiento sólido de la teología moral, que sean expertos en las ciencias psicológicas para evitar confusiones.

Es interesante constatar que la mayor parte de las advocaciones católicas de 'religiosidad popular' en América tienen un origen similar a este de la 'Santa Muerte', muchas de esas prácticas 'tradicionales' y aceptadas por la jerarquía romanista son tanto o más dañinas sicológicamente que esta nueva, por ejemplo, todo el culto pagano asociado a la figura de San Antonio, u otras barbaridades similares.

Haber aceptado durante siglos el sincretismo religioso cristiano - pagano sin duda invalida enormemente la actividad de la jerarquía católica romana contra el neopaganismo emergente.

 

http://noticias.amen-amen.net/newDetails.php?idnew=3167&country=0