Iglesia  Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de México

 

 

La Iglesia Apostólica en México es una denominación hermana de la Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús en los Estados Unidos de América, y ambas tienen sus orígenes en los tempranos días del avivamiento pentecostal en Los Angeles, California, en 1906.  Debido a la carencia de una estructura sectaria previa en los tempranos años treinta, muchos de los primeros líderes de las iglesias unipentecostales ("Sólo Jesús") hispanas pentecostales obtienen sus credenciales ministeriales o parroquiales de las Asambleas Pentecostales del Mundo (Pentecostal Assemblies of the World o PAW), la cual se  organizó en Los Angeles en 1906 como un cuerpo interracial.   Ambas, tanto la Iglesia Apostólica como la Asamblea Apostólica, en su evolución temprana, adoptaron una estructura episcopal como autoridad eclesial.

 

En el período de 1900 a 1930, cientos de miles de personas del norte de México, viajaron a los Estados Unidos de América para escapar de la agitación del período de la Revolución (1910-1917) y encontrar trabajo usualmente en el borde estatal de California, Arizona, Nuevo México y Tejas.  Muchos de los inmigrantes que viajaron al norte por medio de las vías férreas del Sistema Nacional Mexicano que conectan con  las vías férreas de Estados Unidos, las vías férreas de Loredo y  El Paso, Tejas, o Nogales, Arizona, con conexiones a la mayor cantidad de ciudades del Sudeste, incluyendo los de California.

 

Numerosos mexicanos quienes viajaron a Los Angeles entraron en contacto con el temprano Movimiento Pentecostés, y se convirtieron hacia la Fe Apostólica, y eventualmente llevaron la doctrina de la Unidad devuelta a sus hogares en México.  Entre 1914 y 1932, al menos 26 iglesias Apostólicas fueron fundadas en 12 estados norteños de México por aquellos que  emigraron, evangelizando en sus pueblos y en los estados fronterizos llevando el mensaje Pentecostés más allá del sur de Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz.  Lo primero que se conoce de la iglesia  Fe Apostólica en México es que se estableció en 1914 en Villa Aldama, Chihuahua, por la señora Romana de Valenzuela, quien viajó a Los Angeles en 1912 como Congregacionalista y retorna a su ciudad natal en 1914 como una ferviente Pentecostal.

 

Muchos de los tempranos Apostólicos en México poseen lazos cercanos con el movimiento Fe Apostólica en California, especialmente entre el despliegue creciente entre la población hispano parlante  entre San Francisco y San Diego durante el período de 1910-1930.  De cuerdo con el historiador Apostólico Manuel Gaxiola, los creyentes mexicanos Apostólicos en Los Angeles aceptan la doctrina del "Sólo Jesús”  donde ellos deberían ser bautizados (o rebautizados) sólo en nombre de Jesucristo, y  "es en el verdadero bautizo que salva".  Esta práctica bautismal data de 1909 en Los Angeles, en los  cuatro años previos surge la controversia entre los de "Sólo Jesús"  y los Trinitarios  debido a la  fórmula bautismal que prontamente dividió a los Pentecostés en el encuentro del campamento de Arroyo Seco en 1913, en las cercanías de Pasadena, California.  Asimismo,  los Apostólicos  hispanos poseen una creencia y práctica similar al de la denominación Sagrado Pentecostés en el período de 1900-1930.  

 

En los años treinta había tres grupos geográficos de iglesias Apostólicas en el norte de México que fueron formadas por inmigrantes quienes propagaron el mensaje Pentecostés entre sus familias, amigos y vecinos.  (1) La primera convención de la Iglesia de la Fe Apostólica (nombre actual, que fue adoptado en 1944) se efectúo en la ciudad de Torreón, México, en agosto de 1932, cuando 11 pastores de Torreón (Coahuila), Monterrey (Nuevo León) y Nuevo Loredo (Tamaulipas) se reconocen oficialmente como una denominación.  Ellos eligieron a Felipe Rivas Hernández (1901-1983) como su primer Pastor General (Obispo), continuando a la cabeza de la Fe Apostólica en México hasta 1966,  cuando se retiro como Obispo dirigente.  (2) En 1933, los pastores de la Fe Apostólica en el Estado de Sinaloa, localizada en el lado oriental del Golfo de California, tuvieron su primera convención en el pueblo de Flor de Canela.  Desde la fundación de la primera iglesia Apostólica en Sinaloa en 1925,  los lideres han mantenido una fraternal relación con la Asamblea Apostólica en California; pero en 1936 los Apostólicos de Sinaloa se afiliaron oficialmente con la Asociación Apostólica de Torreón.  (3) Durante la década de los veinte, Antonio Nava Castañeda y otros pastores Apostólicos evangelizaron e instalaron iglesias en el estado de Baja California, cualquiera que se haya afiliado con la Asamblea Apostólica en California hasta 1937, cuando ellos transfirieron la supervisión de la Iglesia Apostólica en México al Obispo Rivas Hernández.

 

Durante 1928, Nava deja a un lado sus responsabilidades en California como Pastor General de la Asamblea Apostólica y viaja a su ciudad natal, Durango,  ambos observaron la relatividad que poseían, además de visitar el creciente número de iglesias Apostólicas en el norte de México.   Navas, paso algún tiempo con Rivas y su familia en Torreón, luego viajaron él y Rivas a predicar y enseñar el mensaje Apostólico entre las iglesias supervisadas por Rivas,  las cuales están localizadas en ocho estados.  Estas actividades  fortifican el status  y autoridad de Rivas ante los ojos de otros líderes y miembros alrededor del norte de México. Otro aspecto, es que Rivas posee impreso credenciales ministeriales con el nombre de "Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús" con las direcciones de las oficinas centrales en Torreón,  además de las direcciones en Estados Unidos.  Ante la creciente autoridad de Rivas, algunos de sus rivales se distanciaron aun más de su liderazgo o decidieron someterse a su autoridad y trabajar juntos por el bien del ministerio Apostólico en México. En 1931, Rivas se convirtió en "representante oficial" de la central ubicada en el norte de México en la Asamblea Apostólica de California, de acuerdo al documento asignado por Antonio Nava y Bernardo Hernández, Pastor General  y Secretario General respectivamente de la Asamblea Apostólica.

 

Como sea, algunos de los miembros del inicial movimiento Apostólico fueron  inducidos por el testimonio profético de dos carismáticos lideres, a saber Saul y Silas, cuyos verdaderos nombres eran Antonio Muñoz y Francisco Flores, respectivamente, quienes se dieron a conocer en México en 1924.   Los barbudos y  antihigiénicos profetas, que poseían similitudes con el personaje bíblico de Juan el Bautista, predicaban el mensaje de arrepentimiento y fe, se requería que las personas renunciaran a su antigua religión y posesiones materiales, para luego ser rebautizados en "Nombre de Dios".  La "autoridad" de ellos derivaba de "una especial revelación divina", a través de sus propias profecías, sueños y visiones, referentes a la Biblia.  El movimiento de Saul y Silas produjeron gran confusión y disertación entre las iglesias Apostólicas durante la década 1925-1935, causando que algunos pastores Apostólicos y miembros -- incluyendo congregaciones enteras dejaran el movimiento de la Asamblea de Fe.  Otro problema interno en la casa iglesia de Rivas en Torreón  causó mucho conflicto entre Apostólicos en 1920, como resultado algunos lideres Apostólicos e Iglesias formaron otro movimiento, que luego se afilió con la Iglesia Evangélica Cristiana Espiritual con oficinas centrales en Tampico, Tamaulipas, fundados por el escocés Joseph Stewart (1871-1926) en 1926.  De acuerdo con Gaxiola, existen pocas diferencias doctrinales entre estas dos denominaciones.

 

Como denominación, la Iglesia Apostolica se expandió lentamente a lo largo del área geográfica del norte de México durante el período 1930-1960.  En una convención general  realizada en 1940, sólo 2.113 Apostólicos fueron reportados como miembros alrededor de todo el   país, pero para 1954 la lista denominaba 8.313 miembros; y en 1960 era de 12.106 miembros, de acuerdo con Gaxiola.  Durante los años treinta, la influencia y autoridad de Rivas  se incrementa entre los Apostólicos del norte de México y se extendió hasta el Pacifico, a los estados de Sinaloa, Nanyarit y Jalisco.  En la convención de 1934, las iglesias Apostólicas  en México comienzan a sentirse parte del movimiento nacional que se separo de la Asamblea  Apostolica en California, pero esta mantiene lazos fraternales posteriormente con la fuente del movimiento mexicano Apostólico.  Entre 1933 y 1937, al menos habían 24 nuevas iglesias Apostólicas organizadas en México,  casi la mayoría en el período previo de: 1914-1932.  Durante el período 1937-1946, otras 96 iglesias se formaron en el ámbito nacional, esto nos indica como se incremento significativamente como organización en ese lapso de tiempo.

 

Aparentemente, muchos de los lideres del movimiento Apostólico eran miembros de la creciente clase media con pequeños negocios, artesanos, dueños de tiendas y campesinos independientes (pequeños hacendados mas bien que campesinos sin tierra), quienes de alguna manera eran independientes de los grandes hacendados y  de la clase gobernante.  Con certeza la cantidad creciente de movilidad social en el rango de liderazgo de la Iglesia Apostolica basado en el mérito y fidelidad de los no asalariados trabajadores de la iglesia.  El entrenamiento del liderazgo era consumado por pastores quienes seleccionaban y supervisaban lideres natos, quienes se proveían de  méritos al servir como diáconos, evangelistas y asistentes de pastores en las iglesias existentes y por ayudar a establecer nuevas congregaciones en áreas cercanas.

 

En la convención de 1935, Rivas fue reconocido (no electo) como Pastor General, José Ortega Aguilar (1908-?) como Secretario General, y Manuel Tapia como Tesorero General.  En la convención de 1940 y 1941, los primeros dos puestos permanecieron iguales y Aurelio Rodríguez fue nombrado Tesorero General, Maclovio Gaxiola López (1914-1971) fue designado Obispo de la Costa Pacífica, Felipe S. Coronado como Obispo de Chihuahua, y Guadalupe García Enciso como Obispo de Durango.  En 1942, tres pastores fueron designados como supervisores distritales:  José Ortega por Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y el norte de Veracruz; Donaciano Gaxiola López por Sinaloa; y Reyes Ruelas por Sonora.

 

Como sea, no fue hasta 1945 que la Iglesia Apostolica en México posee su primera constitución, la cual era casi idéntica a la adoptada por la Asamblea Apostólica en California durante 1944-1945, y dos de los comités editoriales trabajaron juntos produciendo varias propuestas y copias finales de las dos constituciones, pero con ligeras diferencias en los nombres de dos de las organizaciones hermanas.  Principalmente, la constitución, cualquiera que haya sido el efecto tomado en 1946, fue formalizado y unificado en forma de organización estructural,  que se desarrollo y analizó en dos países cerca de 1914, para ascender los requerimientos y obligaciones en diferentes iglesias oficiales y locales, regionales y al nivel nacional.  También en los diferentes niveles se realizaron procedimientos por elección además de remover gente de oficio en diferentes niveles de liderazgo, y también a la mira para prevenir la formación de dinastías del gobierno de la Iglesia de gobierno eclesial a altos niveles.

 

Otro importante desarrollo ocurrió durante 1940 y 1950. La revista de denominaciones "The Expositor" inicia su publicación en 1943, y dos años después en la primera clase de la escuela dominical publica de manera  regular.  En 1946, el Instituto Apostólico Teológico fue establecido en la ciudad de México. En 1948, la Iglesia Apostolica comienza a mandar al extranjero los primeros misioneros a América Central: Maclovio Gaxiola a Nicaragua, en 1948, Leonardo Sepúlveda Treviño a El Salvador en 1951, y J. Guadalupe Ramírez a Guatemala en 1952.  Después, los misioneros fueron enviados, a Argentina, Colombia, Venezuela, Cuba y España.  Maclovio Gaxiola retorna a México a inicios de 1950 y sirve como supervisor del Distrito Central, presidente de la Iglesia Apostólica desde 1958-1962, Tesorero y Obispo de Baja California desde 1962-1966, y presidente otra vez desde 1966-1970. 

 

Al nivel nacional, cuando Maclovio Gaxiola dio un paso atrás como presidente (Presidente Obispal) de la denominación en 1970, la Iglesia Apostolica reportó 459 iglesias organizadas y 505 "campos blancos" con 15.244 miembros bautizados,  y un total de iglesias comunitarias de alrededor 40.000; también, 13 obispos, 446 pastores, 115 asistentes de pastores, 367 diáconos ordenados y 33 evangelistas.

 

El nuevo presidente de la  Iglesia Apostólico en términos de 1970-1974 era Maclovio nieto,  Manuel de Jesús Gaxiola, de 43 años, graduado de la Escuela de Misión Mundial  (Maestría de Artes en Misiología, 1970),  en el Seminario Teológico Fuller de Pasadena, California, y los representantes de la más nueva generación de profesionales especializados, Manuel Gaxiola era un innovador que trajo muchos cambios a la estructura operacional de la denominación, incluso un nuevo énfasis en "crecimiento de la iglesia" y en las relaciones fraternales mejoradas con la Asamblea Apostólica en Los Ángeles, California, y la Iglesia Pentecostés Unida en Hazelwood, Missouri.  En la convención de 1974, se informaron las estadísticas siguientes: 471 iglesias organizadas y 1.131 ministros en 13 distritos; aunque dos distritos no informaron su número de miembros, había un total de 17.161 miembros en los otros 11 distritos, o aproximadamente 19.000 miembros nacionalmente. 

 

Isidro Pérez Ramírez, pastor en Tepic, Nayarit, fue elegido presidente de la Iglesia Apostólica en 1974 para un término de cuatro años.  Manuel Gaxiola fue escogido ser director del Departamento de Educación Cristiana para este mismo término, pero en 1978 Gaxiola se eligió de nuevo para residir como  Obispo (1978-1981).  En 1982, Manuel Rodríguez Castorena se elige para presidir como Obispo (1982-1986), después de haber servido durante ocho años como Secretario General de la tabla nacional de directores. 

 

En ese momento Manuel Gaxiola recibió una beca para continuar su educación en Inglaterra, ahí recibió un Ph.D. en Teología de la Universidad de Birmingham; él volvió a México y, después, sirve en el grupo de directores de la Sociedad de Estudios De Pentecostés (él defendió varias posiciones, mientras servia como Presidente de ese cuerpo), y escribió una versión de actualizada de La Serpiente Paloma, una historia de la Iglesia Apostólica en México (1994).  Gaxiola también sirvió durante muchos años en el grupo de directores de la Sociedad de la Biblia mexicana, una organización del Interdenominacional que involucró la traducción de la Biblia y distribución del no-Pentecostal en general, Manuel Gaxiola ha sido uno de los que han construido un puente de relaciones fraternales entre los protestantes en México y en otras partes, haciendo así que su denominación logrará un nivel más alto de respeto y aceptación en un ambiente religioso generalmente hostil. 

 

En 1986, Abel Zamora Velázquez se eligió para presidir como Obispo para el término 1986-1990, pero él se murió de cáncer en 1987 y se reemplazó por Miguel Austin Reyes, el obispo anterior de Chihuahua y Secretario de la Iglesia Apostólica en la ciudad de México, pero cuando Zamora volvió a presidir como Obispo las oficinas se trasladaron a Guadalajara, Jalisco.  La primera oficina principal del movimiento de Fe Apostólico en México fue en la ciudad de Torreón, Cuahuila, de 1932 a 1958. 

 

Domingo Torres Alvarado presidio como Obispo de 1990-1994.  Torres era un líder experimentado, después de haber servido como pastor de varias congregaciones (incluyendo dos en la Ciudad de México), fue director de la sección de literatura nacional, profesor en el Seminario Teológico Apostólico, Secretario de Ayuda Social, Secretario de Evangelización y Obispo del Distrito de Tamaulipas. Él también es un graduado del Departamento de Ministerios Hispanos en el Seminario Teológico Fuller de Pasadena, CA, dónde él recibió una Maestría en Artes durante los tempranos años de 1980. 

 

En 1995 la Iglesia Apostólica de México tenía 1.640 iglesias y 46.400 miembros para el año 2000 según Brierly.  Hoy, la Iglesia Apostólica de Fe en Cristo Jesús es una de las diez denominaciones protestantes más grandes en México.

 

Dr. Clifton L. Holland

 

Fuentes:

 

Brierly, Peter, editor.  World Churches Handbook. London: Christian Research, 1977.

 

Gaxiola, Manuel J. La Serpiente y la Paloma: Historia, Teología y Análisis de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de México (1914-1994).  Segunda Edición. Nacaulpan, México: Libros Pyros, 1994.

 

Holland, Clifton L.  The Religious Dimension in Hispanic Los Angeles: A Protestant Case Study. South Pasadena, CA: William Carey Press, 1974.

 

Ortega, José A., editor. Historia de la Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, 1916-1966.  Mentone, CA:  Comité Editorial de la Asamblea Apostólica, 1966.